Saltar al contenido

¿Cómo preparar a los niños con autismo para leer y escribir?

Nada es más esencial en la vida de una persona que el dominio de la lectura y la escritura. Es innegable la importancia que estas habilidades ejercen en la vida cotidiana, no sólo en el aspecto pedagógico y profesional, sino incluso para la autoestima, algo tan necesario para todo ser humano. El enfoque de este artículo será una audiencia específica: niños con autismo.

La enseñanza de la lectura y la escritura a este público es extremadamente necesaria como un paso hacia la autonomía de los pequeños y los adolescentes. Vale la pena recordar que cuanto antes se estimule al niño, más fácil puede ser aprender.

Hay muchas dudas que impregnan la vida de los padres en cuanto al aprendizaje de la lectura y la escritura. Por lo tanto, le mostraremos la principal información que tenemos sobre el tema.

Metodología fónica: técnica que muestra la eficiencia

Este método consiste en centrarse no sólo en el nombre de las letras, sino también en su sonido. Esto significa que los niños con autismo, cuando están alfabetizados, trabajan con el sonido de las letras. Esta metodología considera el hecho de que el sonido es asimilado de manera más satisfactoria en el cerebro.

¿Cómo funciona la metodología fónica?

Los niños con autismo necesitan un seguimiento que sea efectivo en la enseñanza de la lectura y la escritura. Así pues, la metodología fónica tiene un papel fundamental en el desarrollo de tales habilidades.

La técnica funciona de la siguiente manera: cuando el maestro presenta el sonido de la letra, toma como ejemplo las vocales, el nombre de la letra es ya el sonido que emite (a, e, i, o, u).

En el caso de las consonantes, tenemos que hacerlo un poco diferente y trabajar no sólo en el nombre de la letra, sino en el sonido que hace. Por ejemplo:

– Letra F

– ¿Cómo suena? Mordemos ligeramente el labio inferior y liberamos el aire entre los dientes (ffff…)

– Letra M

– ¿Cómo suena? Ponemos los labios superiores e inferiores juntos, y luego soltamos la voz con la boca cerrada (mmmm…)

¿Cuáles son las formas de estimular la alfabetización?

– Usando la mirada

Los educadores pueden trabajar en la necesidad visual del estudiante usando una serie de imágenes mientras enseñan el contenido. Todo esto sin dejar de llevar a cabo discusiones y explicaciones.

Por ejemplo, cuando los estudiantes están estudiando sobre una película, el profesor puede proporcionar a los niños con autismo (y quizás a toda la clase) una línea de tiempo de los acontecimientos en la historia de la película. Esta táctica ayuda no sólo a establecer el razonamiento, sino también la comunicación oral.

– Uniendo las letras y formando palabras

Cuando los educadores trabajan en el sonido de las letras, el niño con autismo comienza a tener la percepción de unir las letras y formar las sílabas. Es importante destacar que el proceso de alfabetización se hace más simple y apropiado. Además, la alfabetización se hace más efectiva para estos niños, contribuyendo al aprendizaje de la lectura y la escritura.

La importancia de un equipo orientado al desarrollo

La cuestión de la lectura y la escritura dirigida a los niños con autismo es algo que depende de mucha preparación por parte de los profesionales. Se necesita un equipo multidisciplinario.

Profesionales como los analistas del comportamiento, los psicopedagogos, los logopedas y los neuropediatras son indispensables; sobre todo porque se trata de un área tan sensible como la comunicación y el lenguaje de los pequeños.