Saltar al contenido

¿Cómo puede el profesor ayudar al estudiante con discapacidad intelectual?

El aula representa un espacio desafiante no sólo para los estudiantes que, ante las nuevas posibilidades, necesitan encontrar soluciones que ayuden a los descubrimientos del día a día, sino también para los profesores. Los educadores deben estar siempre al día con la didáctica, especialmente aquellos que pretenden abarcar las peculiaridades de cada estudiante.

En este caso, el enfoque se centrará en los niños que llegan a la escuela con el diagnóstico de discapacidad intelectual. ¿Qué hacer? ¿Cuáles son los métodos? ¿Hay otros profesionales que también puedan contribuir al desarrollo pedagógico y social del estudiante con los profesores? Finalmente, las respuestas a estas preguntas serán respondidas en este artículo.

¿Qué debería hacerse para facilitar la comprensión de los estudiantes?

Un detalle que no puede dejarse de lado es que los niños necesitan una atención más centrada de los educadores. La forma de hablar y exponer situaciones; la forma de presentarlas a una tarea o juego; la voluntad de estar siempre listo para llevarlas a una situación; todo esto se refleja en el resultado final.

En otras palabras, la orientación que se da a los pequeños tiende a reflejar mucho en el rendimiento de los estudiantes con discapacidad intelectual. Para ello, los maestros utilizan técnicas que ayudan a despertar tanto la concentración como el interés del niño.

¿Cuáles son los métodos?

Los consejos que mostraremos a continuación buscan desarrollar habilidades en los niños diagnosticados con discapacidad intelectual. Son actividades simples, pero representan un paso importante cuando se enseñan a los estudiantes; y cuando son capaces de absorber lo que ha sido pasado. Así que, mira las técnicas que ofrecemos aquí.

Objetos como pinturas, cinta de crepé, carros, sellos y masa son excelentes para estimular la coordinación visomotora. Además, estos artículos mejoran la capacidad de agarre;

– El uso de instrumentos o juguetes de interés para el niño es importante para estimular la categorización, la agrupación, la clasificación, el ordenamiento, las nociones de conjunto y la cantidad;

– Los maestros también pueden optar por objetos reales que forman parte de la vida cotidiana del niño. Esto es ideal para aumentar las percepciones y la comprensión de las mediciones, así como para desarrollar sus variaciones de manera efectiva, valorando los registros mediante el dibujo para luego asignarles un significado numérico;

Los insertos de las revistas están indicados para que los pequeños puedan jugar con los rompecabezas. Esto también permite la percepción de las posiciones en el espacio;

– Los juguetes que tienden a fomentar la lectura, la asociación de palabras y objetos son grandes opciones para el desarrollo de los niños con discapacidad intelectual;

El uso del Geoplano para la mejora de los aspectos de percepción suele ser eficaz. Además, ayuda en la elaboración, en el espacio, en las formas, medidas y reproducción de imágenes;

– Los personajes que componen el universo infantil cuentan como verdaderas ayudas para el desarrollo de los pequeños, ya que despiertan el interés por el niño. Este contacto la hace dibujar, crear y construir tanto su silabario como los juegos temáticos. Esto es responsable de inducir la alfabetización.

¿Qué otros profesionales pueden ayudar al desarrollo de los pequeños?

Como han visto, el trabajo del profesor en el caso de un estudiante con discapacidad intelectual está lleno de retos y técnicas (sólo mencionamos algunas) que apuntan al desarrollo de los niños en tal situación. Sin embargo, hay otros especialistas que añaden importancia al progreso mostrado por los estudiantes.

La presencia de psicopedagogos y psicomotricistas puede contar como un punto que marca la diferencia. Después de todo, estos profesionales adoptan técnicas que tienden a complementar los métodos utilizados por los profesores dentro del aula. El conjunto de estas prácticas aumenta el progreso de los pequeños.